20 abril 2018

Los (necesarios) riesgos de algunas ideas



Hace unas semanas un coche en autónomo en pruebas atropelló y mató a una mujer en Estados Unidos. La compañía ha paralizado las pruebas en entornos reales. Otras organizaciones competidoras han hecho lo propio.

Pero, si hubiera habido un conductor al volante tampoco hubiera sido capaz de reaccionar a tiempo. Piensa en lo siguiente, ¿quién es más susceptible de distraerse una persona o una máquina al volante?

Lo único cierto es que el coche autónomo precisa de pruebas en entornos reales. Como cualquier cosa que hagas en creatividad, primero se ha de fallar (en este caso, el sistema) para poder sacar conclusiones y muchas veces buscar otros caminos.

Quizás el desafío actual más grande en este entorno sea responder a cómo poder lograr que las máquinas aprendan sin que se produzcan muertes.

También convendría tener presente las leyes de la física. Si lanzas un objeto, o aparece una persona, delante de un coche que circula a una velocidad de 70 kilómetros por hora, ningún sistema automático tiene tiempo de frenar ni, por supuesto, ningún conductor humano podría reaccionar. 

Siempre habrá riesgo. Es imposible experimentar con estos vehículos con riesgo cero.  

15 abril 2018

Gastronomía, diseño y creatividad

Si se habla de creatividad en cocina en seguida pensarás en Ferran Adrià. Un genio, sin duda. Pero los genios también necesitan ayuda y, lo mejor, la buscan.

Este es también el caso de Ferran Adrià cuando pensó que cocina y diseño precisaban de una mayor interrelación. Dicho y hecho. Adrià contrató al diseñador industrial Luki Huger cuya misión consistía en crear y desarrollar objetos y utensilios para la cocina, así como repensar la preparación de los distintos platos del restaurante.

Algunas de las ideas rompedoras que surgieron de esta colaboración fueron las pipetas de plástico con alimentos ensartados en ellas. La pipeta contiene una salsa que se inyecta a gusto de los comensales en los ingredientes. 


También han sido relevantes la invención de unas pinzas que se pueden utilizar para comer jamón o que a veces sirven como cubiertos en un restaurante. Estas pinzas permiten coger los alimentos de una forma más sencilla que con los clásicos palillos asiáticos. 


Igualmente Huger ideó la cuchara colador, con la que se comen los cereales, mojados pero sin el líquido, porque ha caído por los orificios de la cuchara perforada. 


Suya también fue la idea del uso de las jeringuillas en la cocina. De hecho, en ese caso Adrià quería hacer caviar de melón, como si fuesen bolitas de caviar. El diseñador pensó que la mejor opción sería hacerlo con jeringas para que fuesen cayendo una a una. Fue el comienzo de las esfericaciones y el nacimiento de la denominada cocina molecular.


10 abril 2018

Estar atentos a las amenazas


Estoy seguro de que los fundadores de Nokia no tenían en su cabeza la idea de pasar del papel a las botas de goma, de éstas a los teléfonos móviles y de los teléfonos a infraestructuras en telecomunicaciones.  

De igual manera, otras muchas empresas se han visto en la obligación de emprender otros caminos para sobrevivir.

También es cierto que los líderes de otras corporaciones  parece que desde siempre han tenido claro qué querían ser, una firme convicción puesta en ejecución de manera perseverante y exitosa. Ahí tenemos al fundador de Alibaba o Amazon, cuyo fundador siempre aspiraba a convertirse en la tienda más grande del mundo. 

¿Entonces qué es lo mejor? Bueno, estos últimos casos hay que analizarlos con cuidado. Y dejar de lado el sesgo que siempre ofrece la supervivencia. En otras palabras, para determinar lo idóneo de un ejemplo conviene fijarse también
en todos aquellos que se quedaron por el camino. 

Lo que es seguro es que conviene tener los ojos muy abiertos. Y estar dispuesto a escuchar a los empleados que siempre son los que están en primera línea y reciben las señales del entorno. 

Desafortunadamente, las empresas suelen hacerles poco caso...

05 abril 2018

Innovar hoy es complicado


Existe controversia, pero muchos científicos piensan que las innovaciones actuales no tienen tanto calado como las que se desarrollaron en el pasado. ¿La razón? Cada vez es más difícil un proceso científico potente.

Antes, alguien con un doctorado se ponía a investigar muy joven. Ahora todo es tan especializado que se requiere de un equipo multidisciplinar para lograr verdaderos avances. En el fondo puede que sea una cuestión de organización.  

Para muchos, la innovación en materias como informática, química, electricidad o alcantarillado no han evolucionado demasiado en las últimas décadas. Piensa, por ejemplo, en la diferencia existente entre un coche de 1970 y otro de 2018; obviamente, es innegable pero sin duda es mucho menos que la que se dio entre un vehículo de los años 20 y otro de los 70.  

¿Será cierto que innovar cada día es más complicado?

30 marzo 2018

Reto creativo


Tienes tres manzanas en una bandeja y tres niños.

¿Cómo puedes hacer para dar una manzana a cada niño y que quede una en la bandeja?

25 marzo 2018

El huevo de Colón



Sucedió poco después del descubrimiento de América. Se cuenta que estando Colón a la mesa con nobles españoles, uno de ellos le dijo que el único mérito de haber descubierto las Américas había sido ser lo suficientemente aventurero para navegar en dirección occidente más días que cualquier otro y  que cualquier persona que hubiese emprendido una aventura similar a la suya, hubiera conseguido lo mismo.
Al escuchar este desprecio, Colón enfadado pidió que le trajeran un huevo. Una vez se lo dieron, lo colocó sobre la mesa y retó a los presentes a ver si alguien era capaz de ponerlo de pie. Todos lo intentaron varias veces pero al final el huevo siempre terminaba por rodar hacia alguno de sus lados. Los nobles concluyeron en voz alta que eso que proponía Colón era imposible de realizar.

Entonces Colón cogió el huevo lo golpeó levemente contra la mesa y acható uno de sus extremos quedando el huevo finalmente plantado de pie.

Los nobles quedaron confundidos y Colón replicó a los nobles diciéndoles que a partir de ahora todos podían poner un huevo de pie, dado que después de hecha y vista la hazaña, cualquiera sabe cómo hacerla.
De esta manera, demostró Colon a sus contemporáneos que es fácil saber hacer algo cuando sabes como se hace, pero arriesgarse por primera vez puede llegar a ser frustrante ( y muy trabajoso).

También se dice que Colón lo logró, hirviendo el huevo. Los cortesanos protestaron dado que consideraban que Colón “habría roto las normas”. Éste contestó que ellos “se habían impuesto más restricciones de las que debían” para conseguir el resultado".

Sea lo que sea lo que sucederá realmente, ambos casos nos ofrecen interesantes y realistas consejos  para trasladar al mundo de la innovación.  

20 marzo 2018

La importancia de no saber que no sabes


 “Aerodinámicamente, el cuerpo de una abeja no está hecho para volar.

Lo mejor de todo es que la abeja no lo sabe”.

15 marzo 2018

La trascendencia de la practicidad en innovación


Leo una breve noticia en un periódico económico que ensalza a una mujer que está poniendo en marcha un proyecto, que el rotativo califica de fascinante, que tuve en mente hace más de dos lustros y que al final no emprendí.

Situaciones como estas se producen con mucha frecuencia en el mundo de la innovación.

Elías Howe, por poner un caso, inventó la primera máquina de coser. Como no pudo  vender su idea, viajó a Inglaterra en 1846 y trató de venderla allí.

No lo consiguió. Tras su vuelta a Estados Unidos se encontró  con que Isaac Singer se había adueñado de la patente y estaba haciendo un gran negocio.

Es verdad que finalmente Singer debió pagar a Howe una cantidad de dinero (insignificante) por cada máquina vendida. Pero también es verdad que el nombre que hoy la gente asociamos a las máquinas de coser es Singer y no Howe.

La utilidad práctica es más importante que la idea creativa. 

10 marzo 2018

Mantener la mirada inocente

Los niños poseen una mirada peculiar. Y dicha mirada provoca que muchas cosas las vean de diferente modo a como los adultos vemos esas mismas cosas. Los adultos, ya totalmente acostumbrados a medirlo todo desde nuestro rasero de utilidad y de racionalidad, juzgamos las ocurrencias de "esos bajitos" como locuras o insensateces.

Lo que quizá no valoramos tanto es el ingenio y la ironía que muchas de sus respuestas encierran. Ni tampoco apreciamos sus habilidades intelectivas y arrojo para salir del paso ante situaciones inesperadas. Al fin y al cabo, en sus frescas respuestas radica la esencia del pensamiento creativo.

Como muestra de lo anterior, te dejo las respuestas que algunos niños dieron a las preguntas de sus exámenes.   

¡¡¡Espectacular!!!





02 marzo 2018

Innovar en Inteligencia Artificial


A primera vista, la industria de la Inteligencia Artificial (IA) parece atravesar un momento excelente. Existe una potente demanda de los consumidores y, en consecuencia, también un amplio interés de los inversores. Se dan innumerables escenarios interesantes para el desarrollo de la IA, con aplicaciones para el cuidado de la salud, la agricultura y otros ámbitos de la tecnología. A pesar de ello, la industria de IA todavía no ha despegado.

He aquí algunas de esas barreras:

1) Flexibilidad. Las grandes empresas a menudo sufren de una toma de decisiones demasiado prolongada y también de incapacidad para centrarse. Las nuevas empresas jóvenes tienen la ventaja de la flexibilidad y por eso pueden reaccionar de manera rápida y más eficiente a las nuevas circunstancias. Sin embargo, las startups de IA no necesariamente disfrutan de esta ventaja porque la inteligencia artificial es tan complicada y depende de tantas variables que muchas veces resulta difícil cambiar de marcha en mitad de un proyecto. Esto puede hacer que algunas startups se queden estancadas o vean retrasados sus proyectos.

2) Escasez de talento. Existen muy buenos profesionales en el campo del aprendizaje automático pero en el campo de la IA hay escasez de talento, y en especial en las grandes empresas. Esto está teniendo profundos efectos en el ritmo de desarrollo en la industria.

3) Alta competencia. Hay cientos de startups de IA muy interesantes. Esto está muy bien para dar con nuevas perspectivas dirigidas a los consumidores que quieren tener en sus manos la tecnología de última generación, pero al mismo tiempo también supone un problema importante: la altísima competencia. Las startups se ven obligadas a acelerar, a ir más rápido y a recortar características para tratar de ser más rápidos que sus competidores. Esto está provocando que algunas startups se quemen más rápido y otras que se lancen al mercado con productos inferiores.

4. Imprevisibilidad del ciclo de ventas. Pocos productos de IA tienen un ciclo de ventas claramente definido en este momento. La IA sigue siendo un campo relativamente nuevo, su mercado no está claramente definido. Muchas aplicaciones pueden ser dirigidas a usuarios individuales o a empresas, y es difícil predecir exactamente cómo se verá el  producto al final de su ciclo de desarrollo, incluso aunque la empresa tenga un plan visionario. Esto hace que sea difícil para las empresas de IA estimar sus ingresos con exactitud.

5. Complejidad del aprendizaje de las máquinas. No hace falta decir que programar funciones avanzadas de IA es muy complicado. El aprendizaje automático se convierte en una simple cuestión de copiar, pegar y luego ajustar. Pero para innovar verdaderamente en este campo, se necesita mucho conocimiento y experiencia, y obviamente un espíritu para probar cosas nuevas.

6. Capacidad de procesamiento. La mayoría de los sistemas de inteligencia artificial precisan grandes cantidades de potencia de procesamiento para funcionar. Hasta hace poco, esto ha sido un factor limitante significativo; muchas startups no tenían acceso a las unidades de procesamiento necesarias para realizar el trabajo. 

Entonces, ¿es probable que veamos una desaceleración en el avance de la tecnología de inteligencia artificial? A corto plazo, es posible, pero los elevados niveles de entusiasmo del consumidor y el capital de riesgo probablemente paliaran esos efectos. A medida que la tecnología resulte más accesible y fácil de entender, los innovadores de este campo superaran estos problemas. Hasta entonces seguirán trabajando en una industria compleja y también complicada.